El arte de trabajar desde casa: 7 consejos para hacerlo efectivo

Es muy importante que cada uno de nosotros hagamos nuestra parte para frenar y prevenir la propagación del coronavirus, y para aquellos que podemos, eso significa trabajar de forma remota. Inicialmente, trabajar desde casa probablemente no nos suene tan mal a la mayoría de nosotros.

 

Estar en casa tiene sus ventajas: un descanso de estar parados horas en el tráfico. Tu gato ronroneando en tu regazo todo el día. Fácil acceso a alimentos frescos en tu refrigerador. Ni siquiera tienes que ponerte ropa de verdad. Sin embargo, estar trabajando desde casa puede que no sea tan fácil como pareciera.

 

Las personas que normalmente trabajan desde casa nos dicen que hacer oficina en casa o “home-office”, al principio puede parecer una “fantasía ideal”, pero con el tiempo se puede convertir en una “dura realidad” para muchos. Saltarse la rutina y estar todo el día en casa puede llevarte al hartazgo, a distraerte repetidas veces por lo que hace tu mascota o bien, darte cuenta de que te la pasas comiendo todo el día y el hecho de estar vestido en pijama por días puede bajar tu estado de ánimo.

 

Dado que vamos a estar trabajando desde casa por varias semanas más, aquí hay algunos consejos para ayudar mantenerte motivado y sano mientras lo haces.

 

1. No te saltes tu rutina matutina habitual.

Cuando sabes que estarás encerrado en casa todo el día, puede ser tentador saltear tu rutina matutina por completo. ¿Por qué mantener tu alarma a las 6 a.m. cuando no tienes que ducharte o desayunar a una hora específica?

 

Pueden ser tediosas y aburridas, pero las rutinas brindan estructura a tu día y te ayudan a mantenerte organizado y productivo. Después de todo, somos seres de hábitos. Las rutinas también pueden ayudar a mantener los pensamientos que hacemos en automático, como “¿Cuándo debo ducharme?”, por ejemplo.

 

Esto significa que, a pesar de que técnicamente no es necesario, lo mejor es mantener la alarma configurada y seguir la rutina matutina a la que estás acostumbrado: desayunar, ducharse, vestirse, pasear a tu perro, leer las noticias, luego, al igual que cada día, comienza a trabajar.

 

2. Configura una “oficina en casa” si aún no tienes una.

Instalar una almohada cómoda en tu cama o sofá suena muy bien, pero probablemente no sea el entorno de trabajo más productivo.

 

Si tienes el espacio, identifica un lugar específico para trabajar cada día, idealmente lejos de donde puedas relajarte y dormir. Elije un lugar que minimice las distracciones y te ayude concentrarte. Y trata de asegurarte de que tu espacio de trabajo tenga todas las cosas que necesitas para ser productivo, como un escritorio, teclado, mouse y monitor.

 

Como vas a estar trabajando desde casa varias semanas más, considera cambiar tu “oficina” de un lugar a otro dentro de la casa de vez en cuando para cambiar de aires.

 

3. Usa herramientas para colaborar con tus compañeros de trabajo.

Ir a la oficina siempre será la forma más fácil de colaborar con un compañero de trabajo, pero los correos electrónicos, las llamadas telefónicas, las plataformas de mensajería y los chats de video son excelentes alternativas cuando trabajas desde casa.

 

Al programar reuniones periódicas con tu equipo, tendrás tiempo para compartir el progreso, hacer preguntas y colaborar en el trabajo. El uso de video llamadas para estas reuniones también puede proporcionar interacción social que de otro modo podría perderse mientras trabajas desde casa.

 

Adicionalmente, intenta mantener tus reuniones lo más frecuentemente posible. Cuando se trabaja remotamente, es incluso más importante compartir los avances, aclarar dudas, verificar prioridades y compartir los nuevos retos que se van presentando.

 

4. Mantén tus horas normales de trabajo.

Cualquiera que sea tu horario de trabajo en la oficina, mantenlo igual mientras trabajas desde casa.

 

Hay muchas distracciones en el hogar (televisión, mascotas, miembros de la familia), y establecer “horas de trabajo”, incluyendo los horarios de inicio y finalización de este, los descansos y el almuerzo, pueden ayudarte a mantenerte concentrado durante todo el día.

 

Mantener un horario regular de trabajo facilita también la colaboración con tus colegas.

Por otro lado, algunas personas pueden tener dificultades para desconectarse de su trabajo cuando su laptop está a sólo unos metros de distancia. Trabajar desde casa no significa que debas trabajar las 24 horas, los 7 días de la semana. Designa tus horas de trabajo y asegúrate de dedicar tiempo para cuidarte, recargar energía y descansar.

 

5. Evite comer entre comidas.

La compulsión de ir a buscar comida al trabajar en casa es un hecho real. En la oficina tenemos recesos ocasionales donde podemos salir a comprar alguna botana, pero en la casa, hay una alacena y un refrigerador lleno de comida que te gusta.

 

Si ves que es difícil evitar ir a la cocina para comer algo, trata entonces de mantener un horario normal de comidas. Establece un horario para el almuerzo y evita ir a la cocina. Al trabajar desde casa es muy común que se te pase la hora del almuerzo y entonces es más factible que comas de más en la cena. Si sigue siendo complicado mantenerte lejos de la comida, intenta al menos tener únicamente comida saludable en tu cocina.

 

6. Mantén a tus hijos ocupados.

Con muchas escuelas cerradas, puedes estar trabajando desde casa mientras cuidas a tus hijos. Para ayudar mantener a tus hijos entretenidos mientras realizas tu trabajo, obtén una variedad de:

  • Actividades
  • Libros
  • Juegos
  • Rompecabezas

 

7. Usa tu hora de almuerzo para hacer una comida saludable.

Como tendrás acceso a alimentos frescos y una cocina completa, considera usar tu hora de almuerzo para preparar una comida rápida y fresca, en lugar de recalentar las sobras en el microondas todos los días. Una comida fresca y sabrosa en el almuerzo es una delicia, y hay muchos platillos que puedes preparar en menos de 30 minutos.

Live Chat Available