Recuperándose del Coronavirus: ¿Qué esperar durante y después de la recuperación?

Si acabas de ser diagnosticado con COVID-19, seguramente te preguntas, y ahora, ¿qué sigue?

El Dr. Joshua Septimus, profesor de medicina clínica y director médico de la Clínica de Cuidados de Primer Nivel del Hospital Houston Methodist comenta que, “Hay muchas cosas que aún no sabemos sobre el COVID-19. Sin embargo, en poco tiempo hemos aprendido bastante gracias a las experiencias de nuestros colegas en Europa, Asia y también dentro de los Estados Unidos”.


Aquí te describimos lo que debes esperar mientras te vas recuperando de la infección por COVID-19 y también lo que necesitas saber una vez que estás totalmente recuperado.


¿Qué esperar durante la recuperación del COVID-19?

El proceso de recuperación por infección del COVID-19 depende de si la enfermedad se manifestó de forma leve, moderada o severa.


El Dr. Septimus dice que aproximadamente el 80% de las personas son casos leves o asintomáticos y se recuperan en cuestión de una semana a 10 días. Si la infección fue moderada, el proceso de recuperación es similar a otras infecciones respiratorias, como la influenza.

Pero para las personas que experimentaron síntomas agudos o severos de la infección por COVID-19, incluyendo visitas a urgencias u hospitalización, el proceso de recuperación será mucho mayor.


“Las personas que tuvieron síntomas moderados van a experimentar cansancio, tos y falta de aliento que pueden prolongarse por varias semanas antes de desaparecer”, argumentó el Dr. Septimus.


Recuperándose de infección severa por COVID-19

Si una persona sufrió una infección severa de COVID-19 que requirió hospitalización en cuidados intensivos e incluso el uso de un respirador, la recuperación puede llevar entonces de varias semanas a varios meses.


El COVID-19 se vuelve aún más grave cuando la persona desarrolla neumonía o bien, cuando su sistema inmune en un intento por eliminar al virus reacciona de una forma desproporcionada y libera lo que se llama una “lluvia de citoquinas”. Esto se refiere a una respuesta inflamatoria muy severa que lleva al paciente a sufrir el Síndrome de Dificultad Respiratoria Aguda (SDRA), el cuál ocasiona daño en el tejido pulmonar e incluso la posibilidad de falla pulmonar.


“Si una persona se está recuperando de un caso severo de COVID-19, va a pasar bastante tiempo antes de que recupere la fuerza y la función pulmonar normal”, comentó el Dr. Septimus y agrega que, “si la persona estuvo conectada a un respirador, tardará en que pueda tener nuevamente su independencia para respirar y entonces que pueda ser dado de alta. Qué tanto tiempo va a depender de cuanto daño sufrieron los pulmones”.


Una persona recuperada puede seguir siendo infecciosa por algún tiempo

Una vez que la fiebre ha cedido y que los síntomas se han ido por varios días, es importante saber que la persona recuperada aún puede infectar a otros.


El Dr. Septimus nos advierte que, “existe evidencia de que una persona que no ha tenido ya ningún síntoma de la enfermedad por 72 horas aún continúa expulsando pequeños volúmenes del virus a través de las gotitas respiratorias y no se sabe bien cuanto tiempo dura este proceso de expulsión del virus. También se han observado restos del virus en las heces fecales de las personas recuperadas una o dos semanas después de que ya no presentan síntomas”.


Esto quiere decir que, aunque la persona esté ya recuperada, debe considerar usar siempre un tapabocas cuando salga a lugares públicos o incluso en su casa, si es que la comparte con otras personas. Es importante también que las áreas de uso común de la casa sean frecuentemente desinfectadas como el baño, las perillas de las puertas, las llaves del agua, la manija del escusado y todas las superficies que se tocan comúnmente. La persona recuperada debe lavarse muy bien las manos con agua y jabón frecuentemente.


Efectos a largo plazo de la infección por COVID-19

Como cualquier persona que se recupera de una respuesta inflamatoria severa en los pulmones, igualmente los casos graves del COVID-19 caracterizados por la presencia de SDRA, van a tener el potencial de presentar daño en los pulmones a largo plazo.


“Además, existe evidencia de que algunas personas incluso desarrollan cardiomiopatía después de varias semanas de haberse recuperado de la infección por COVID-19. Este es uno de los aspectos que más nos preocupan y que puede presentarse en personas que pareciera que se han recuperado ya por completo”, agregó el Dr. Septimus.


Aun no se sabe si una persona se puede volver a reinfectar con COVID-19

En algunas infecciones el cuerpo desarrolla inmunidad contra ciertos gérmenes y de esta forma nos protegemos de infectarnos nuevamente. Pero en el caso del COVID-19, aún no es claro si una persona se puede volver a infectar una vez que ya se recuperó de la enfermedad.


“Tenemos la esperanza de que una vez que una persona se infecte con COVID-19 y se recupera, su sistema inmune le otorgue protección al menos por un periodo de tiempo, pero esto aún no se sabe a ciencia cierta”, enfatizó el Dr. Septimus.


Los anticuerpos del plasma de una persona recuperada pueden ayudar a aquellos luchando contra el COVID-19

Como aún no existe ninguna vacuna o tratamiento específico contra el COVID-19, los científicos y médicos del Hospital Houston Methodist están usando una terapia experimental de transfusión de sangre llamada “Terapia de Plasma Convaleciente” para ayudar a pacientes críticamente enfermos de COVID-19.


La terapia de plasma convaleciente utiliza el plasma de la sangre de una persona recuperada de COVID-19 y se transfunde en una persona que está luchando contra la enfermedad. El argumento es que el plasma de las personas recuperadas contiene poderosos anticuerpos que pueden ayudar a una persona que está críticamente enferma a luchar más eficientemente contra el COVID-19.


“Cuando una persona enferma tiene un pronóstico muy bajo de sobrevivir a la infección y existe un donador de plasma que potencialmente pueda salvar su vida, es cuando se realiza esta terapia. Sin embargo, no existe ninguna garantía de que funcione pues es todavía una terapia experimental, pero desde luego que vale la pena intentarlo” finaliza el Dr. Septimus. 

Live Chat Available