Obesidad y COVID-19: ¿Tú peso, por sí solo, puede ponerte en mayor riesgo?

obesity and covid-19 can your weight put you at risk

Cualquiera puede infectarse con el nuevo coronavirus. Y a medida que continuamos aprendiendo de éste, resulta cada vez más claro que algunas personas son más vulnerables a graves complicaciones, incluidas las que tienen mucho sobrepeso.

 

"Las personas suelen no saberlo, pero la obesidad en sí misma es un factor de riesgo para ser hospitalizado o ingresado a cuidados intensivos, como resultado del COVID-19", dice el Dr. Kyle Stephens, cirujano de pérdida de peso en el Hospital Houston Methodist. "Esto es particularmente preocupante ya que aproximadamente el 42% de los adultos en los Estados Unidos son consideradas personas que viven con obesidad".

 

Dado que este nuevo virus estará entre nosotros por algún tiempo, aquí hay tres factores que el Dr. Stephens quiere que todos sepamos sobre la obesidad y COVID-19.

 

De por sí, el peso de una persona puede aumentar su riesgo.

A estas alturas, es probable que hayas escuchado que los adultos mayores y las personas con afecciones de salud pre-existentes, como diabetes o enfermedades cardíacas, son más vulnerables a desarrollar un caso grave de COVID-19.

 

Aunque te sientas saludable, el sobrepeso de por sí, pudiese aumentar tu riesgo de enfermedad grave por COVID-19.

 

"De hecho, la obesidad es el factor de riesgo número uno para desarrollar un caso grave de COVID-19 en personas menores de 55 años", advierte el Dr. Stephens. "Debido a su frecuencia, las personas no siempre ven la obesidad como anormal, pero es importante saber si tu peso te pone en riesgo de COVID-19, así como de otras afecciones de salud".

 

Una persona se considera obesa si tiene más grasa corporal de la que se considera saludable para su estatura. La medición del índice de masa corporal (IMC) se utiliza como herramienta de detección para la obesidad.

 

"Tener un IMC de 30 o más aumenta el riesgo de que una persona desarrolle un caso grave de COVID-19 en un 27%; mientras que un IMC de 40, o más, duplica el riesgo ", dice el Dr. Stephens.


La recuperación en un caso grave de COVID-19, puede tomar más tiempo.

Todavía no está claro por qué la obesidad pone a una persona en mayor riesgo, pero hay algunas teorías.

 

"Se piensa que la infección puede aumentar las dificultades respiratorias que las personas con sobrepeso experimentan a menudo. Otra teoría es que la obesidad puede aumentar las posibilidades de que una persona experimente la "tormenta de citoquinas", una complicación del sistema inmunológico que puede representar una amenaza para la vida de un paciente con COVID-19. Por último, tener más grasa puede ayudar al virus a permanecer más tiempo, debido a las propiedades moleculares de las células grasas y de este virus en particular", explica el Dr. Stephens.

 

Cualquiera que sea la razón del mayor riesgo de una persona, es importante tener en cuenta que cuanto más enfermo estés, más tiempo te tomará recuperarte.

 

"Además del riesgo inmediato para tu vida, una enfermedad grave por COVID-19 probablemente también signifique una recuperación más prolongada e incluso puede provocar daños a largo plazo en tus pulmones", explica el Dr. Stephens. "Si la enfermedad se vuelve tan grave, que se requiera internamiento a cuidados intensivos y/o uso de un ventilador, la recuperación podría tomar meses".

 

Pasos para que una persona con obesidad pueda proteger su salud.

Todos deberían tomar precauciones para mantenerse saludables, pero aquellos con mayor riesgo de contraer enfermedades graves deberían ser aún más cautelosos.

 

El Dr. Stephens recomienda que las personas que viven con obesidad consideren los siguientes consejos para mantenerse saludables durante la pandemia de COVID-19:

 

  • Sé muy cuidadoso. Todas las personas deberían practicar el distanciamiento social, usar cubrebocas de tela y realizar una excelente higiene de manos. Pero aquellas personas que viven con obesidad, deberían considerar estar aún más atentas a estas medidas preventivas que alguien más saludable. Si interactúas con otras personas, asegúrate de que sean tan cuidadosas como tú.
  • Asegúrate de que tus otras condiciones de salud pre-existentes estén bien controladas. Las personas que viven con obesidad, que además tienen otros problemas de salud pre-existentes, como enfermedades cardíacas, presión arterial alta y diabetes, deben asegurarse de tomar todos los medicamentos necesarios para controlar su salud en general. Tener más de un problema de salud crónico puede aumentar aún más el riesgo.
  • Ayuda a tu sistema inmunológico. El sistema inmune es complejo y son muchos los factores que contribuyen a una respuesta inmune saludable. Sin embargo, comer saludablemente, hacer ejercicio con regularidad y dormir de manera adecuada son formas fáciles de ayudar a estimular naturalmente tu sistema inmunológico.

Y aunque no hay una forma rápida de perder peso, el Dr. Stephens agrega que nunca es demasiado tarde para comenzar, incluso si estamos en medio de una pandemia.

 

"Estar más tiempo en casa, te puede facilitar la ingestión de alimentos enteros y saludables, limitar el tamaño de las porciones, evitar las grasas saturadas y los carbohidratos simples", dice el Dr. Stephens. "Además, no tengas miedo de salir a caminar. Mientras mantengas el distanciamiento social, una caminata de 15 minutos es una excelente manera, y segura, de comenzar tu pérdida de peso durante esta pandemia."

 

Próximos pasos:

Live Chat Available