5 razones por las que debes conocer tu riesgo a padecer la Enfermedad de Hígado Graso No Alcohólico

Probablemente nunca o con poca frecuencia hayas escuchado de la enfermedad de hígado graso no alcohólico (EHGNA), pero es un padecimiento que ataca sin aviso y sin síntomas obvios y que puede presentar muy serias consecuencias en la salud.

 

Esa condición afecta a cerca de 100 millones de estadounidenses, y ocasiona que mucha grasa se almacene en el hígado de personas que beben muy poco alcohol, o incluso que no beben para nada.

 

Factores de Riesgo y Síntomas de la Enfermedad de Hígado Graso no Alcohólico

“A pesar de que es difícil establecer las causas exactas de la EHGNA, conocer tu riesgo se torna vital”, comenta el Dr. Rashid Khan, gastroenterólogo del Hospital Houston Methodist. “La condición puede ser diagnosticada en personas de todas las edades, pero prevalece en aquellas en sus 40s o 50s y que también tienen riesgo elevado de padecer enfermedades del corazón, esto debido a la presencia de factores de riesgo, como la obesidad o la diabetes tipo 2”

 

La condición también se asocia al síndrome metabólico, que es un compilado de anormalidades que incluyen:

  • Aumento en la grasa del abdomen
  • Baja habilidad para usar la hormona insulina
  • Presión arterial alta
  • Triglicéridos elevados

 

Otros síntomas de la enfermedad de hígado graso no alcohólico son:

  • Crecimiento del hígado
  • Fatiga
  • Dolor abdominal del lado derecho

 

¿Por qué tomar la enfermedad de hígado graso no alcohólico seriamente?

Si tienes uno o más de estos 3 factores de riesgo, entonces tienes 5 razones para tomarte la EHGNA muy en serio:

 

  1. EHGNA puede transformarse en cirrosis hepática

    La cirrosis significa un daño irreversible al hígado, y al cabo del tiempo lleva a una disfunción del hígado muy severa.

     

    “El hígado graso es relativamente sencillo de tratar, sin embargo, es cuando se desarrolla la cirrosis que el pronóstico cambia dramáticamente”, afirma el Dr. Khan.

     

  2. Estudios indican que el cáncer de hígado puede ocurrir en personas con EHGNA, inclusive en la ausencia de cirrosis.

    Aproximadamente un 25% de las veces, EHGNA se transforma en una esteatosis hepática no alcohólica, que a su vez puede terminar en cáncer de hígado.

     

  3. La enfermedad cardiaca va de la mano con EHGNA

    “Las enfermedades del corazón y EHGNA coexisten en muchos pacientes”, comenta el Dr. Khan. “De hecho, el hígado graso se conoce como un predictor independiente de enfermedad del corazón”.

     

  4. Estudios demuestran que personas con diabetes desarrollan eventualmente EHGNA

    “Esta asociación es bidireccional porque algunos pacientes que padecen hígado graso, también desarrollan diabetes”, indica el Dr. Khan.

     

  5. EHGNA está ligada a enfermedades crónicas del riñón
    EHGNA está ligado a enfermedades crónicas del riñón. Y aunque su asociación no es tan fuerte como con la enfermedad del corazón o a la diabetes, el riesgo prevalece. EHGNA está ligado al Síndrome Metabólico, lo que implica acumulación de placa en los vasos sanguíneos de todo el cuerpo.

 

Como disminuir el riesgo a desarrollar enfermedad de hígado graso no alcohólico

El Dr. Kahn recomiendo reducir tu riesgo de la siguiente manera:

  • Escoger una dieta saludable rica en frutas, verduras, granos enteros y grasas buenas
  • Mantener un peso saludable
  • Hacer ejercicio con frecuencia

 

“Debido a que los síntomas no se presentan de manera obvia, hacerse chequeos frecuentes que incluyan sangre, enzimas hepáticas y pruebas funcionales, es muy importante como ayuda para detectar a tiempo la EHGNA”, finaliza el Dr. Kahn.