Cómo tratar los síntomas de un caso leve de COVID-19 en casa

Cualquiera puede contagiarse de COVID-19.

 

Pero no todas las personas luchan contra los mismos síntomas, o la misma gravedad del COVID-19 cuando están contagiadas. Aunque en la mayoría de los casos solo se requiere tratar los síntomas mientras se está aislado en casa, también existe un bajo porcentaje que necesitarán de atención especializada en una sala de emergencias o en un hospital.

 

Hacerse la prueba de COVID-19 y ponerse en cuarentena son los primeros pasos para combatir este nuevo virus. ¿Y después qué?

 

Probablemente ya seas experto en la lucha contra el resfriado o la gripe. Pero en un caso de síntomas leves de COVID-19, necesitarás saber lo siguiente para poder aplicarlo en casa.

 

¿Qué medicamento tomar para el tratamiento de COVID-19?

Así como no existe una vacuna para el COVID-19, tampoco hay medicamentos específicos que puedas tomar para que este virus desaparezca más rápido. Sin embargo, hay pasos que puedes seguir y que te harán sentirte más cómodo, a pesar de los síntomas.

 

Para auto tratarse los síntomas del COVID-19 en casa, concéntrate en:

  • Descansar lo suficiente. Mientras luchas contra un nuevo virus, tu cuerpo va a estar muy ocupado. Al darte suficiente tiempo para descansar, le proporcionas a tu cuerpo la energía que necesita para luchar contra el virus.
  • Beber mucha agua. Estar adecuadamente hidratado puede ayudar a aliviar varios síntomas. La fiebre suele ir acompañada de un aumento en la sudoración, y beber la suficiente cantidad de agua puede ayudar a reponer el exceso de agua perdida, evitando la deshidratación. Si tienes tos seca, una cucharadita de miel, en agua caliente, puede ayudar a calmar tu garganta. Si tienes congestión, una bebida tibia sin cafeína puede ayudar a aflojar la mucosidad. Además, estar bien hidratado puede ayudar a tu sistema inmunológico a luchar contra el virus.
  • Usar medicamentos de venta libre solo cuando sea necesario. Si tienes fiebre alta, puedes tomar alguna medicina para bajar la temperatura, como el acetaminofén. Si tienes dolores en el cuerpo, dolor de garganta o tos intensa, un analgésico puede ayudarte a disminuir las molestias que estos síntomas pueden ocasionar. Solo cerciórate de seguir las recomendaciones de dosis en el frasco y no tomes ningún medicamento que pueda entrar en conflicto al combinarlo con cualquier otro que estés tomando, o con cualquier condición de salud que puedas tener previamente.

 

Y recuerda, estar en cuarentena significa no salir de casa. Si necesitas medicamentos u otros suministros que te ayuden a sentirte más cómodo, usa un servicio de entrega sin contacto. Otra opción es pedirle a un amigo o familiar que deje en tu puerta cualquier cosa que puedas necesitar; siempre evitando el contacto.

 

Cuando los síntomas de COVID-19 son leves o moderados, pueden durar desde unos pocos días hasta una semana; o más. La mayoría de las personas se recuperan en dos semanas. Por lo pronto, y además de los pasos enumerados anteriormente, asegúrate de controlar la gravedad de tus síntomas y siempre estar alerta de cuando pudiesen estar empeorando, ya que esto es señal de requerir atención médica.

 

¿Cuándo se consideran graves los síntomas del COVID-19?

El tener COVID-19, ciertamente puede aumentar tu nivel de estrés. Es normal estar saturado y ansioso por todo lo que seguramente has leído en estos meses del virus, además de cualquier fiebre o dificultad para respirar que puedas experimentar.

 

Si tienes alguna pregunta o si necesitas un consejo u opinión sobre la gravedad de tus síntomas, contacta a tu médico.

 

Los síntomas leves o moderados pudiesen conllevar a complicaciones graves. Por ello es importante vigilar el posible empeoramiento de los síntomas y buscar atención de emergencia si experimentas:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor persistente de pecho
  • Incapacidad para permanecer despierto, e incluso confusión
  • Labios o cara azulados

 

¿Cómo puedo asegurarme de no infectar a otras personas en mi hogar?

Debido a que el COVID-19 se transmite principalmente de persona a persona, a través del contacto cercano, no solo será importante mantener la cuarentena en tu casa, sino también aislarte lo más que puedas, de otras personas en tu hogar.

 

Compartir una casa de manera segura, mientras tienes COVID-19 puede ser complicado, especialmente si vives en lugares cerrados. Pero estos consejos sin duda te ayudarán en ese caso:

  • Evita el contacto con los miembros de tu núcleo familiar dentro de tu hogar, incluidas las mascotas.
  • No prepares comida para otros.
  • Evita compartir espacios comunes y artículos personales.
  • Usa una máscara de tela cuando estés cerca de otras personas y lávate las manos antes y después de cualquier interacción.
  • Quédate en una habitación separada y usa un baño separado, si es posible.

 

Si vives con alguien que tiene COVID-19, necesitarás tomar precauciones al compartir la casa con alguien que está contagiado, para así no enfermarte tú.

 

¿Cuánto tiempo necesito ponerme en cuarentena?

Al comienzo de la pandemia, probablemente escuchaste que alguien con COVID-19 necesitaba ponerse en cuarentena durante 14 días. Dado lo que los expertos siguen aprendiendo sobre la gravedad de los síntomas, es complicado determinar con exactitud cuándo terminar tu aislamiento en específico, en comparación con el tiempo de aislamiento recomendado de manera general.

 

Los Centros para el Control de Enfermedades de EUA recomiendan, en el caso de creer que tienes COVID-19, ponerte en cuarentena durante los 10 días posteriores a la aparición de los síntomas y que hayan pasado 24 horas desde tu última fiebre (sin usar medicamentos para bajar la fiebre) y que cualquier otro síntoma de COVID-19, como tos seca, este mejorando.

 

Una vez que cumplas con todos estos criterios, es probable que ya no seas contagioso y puedas estar cerca de otras personas en tu hogar y salir de tu hogar de manera segura. Sin embargo, recuerda que el haberte curado del COVID-19 no te exime de practicar el distanciamiento social, usar una máscara y evitar reuniones u otras actividades de riesgo.