Coronavirus: mitos y realidades

Hay mucha información sobre el coronavirus (COVID-19), particularmente en las redes sociales. Y, desafortunadamente, donde hay mucha información, también puede haber muchas noticias falsas o “fake news”.


Estamos aquí para ayudarte diferenciar lo que es real de lo que son mitos. A continuación, utilizamos hechos reales para desmentir 6 mitos erróneos sobre el nuevo coronavirus.


Mito #1: Los adultos jóvenes no tienen que preocuparse por el coronavirus

Cualquier persona expuesta al nuevo coronavirus puede infectarse con él, sin importar la edad. Si bien los adultos mayores y las personas con afecciones crónicas tienen una mayor probabilidad de desarrollar síntomas muy graves, los adultos jóvenes sanos también corren el riesgo de ser hospitalizados o incluso ingresados en unidades de cuidados intensivos debido a complicaciones relacionadas con el COVID-19. Esto significa que todos deben prestar atención a los consejos de los funcionarios de salud pública en cuanto a la práctica del distanciamiento social, así como la auto-cuarentena en caso de enfermarse.


Mito #2: El coronavirus se puede transmitir por paquetería (correo-correspondencia)

Los expertos todavía están aprendiendo cómo se propaga el nuevo coronavirus, pero se cree que el virus se transmite principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias infecciosas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que la probabilidad de contraer el virus de un paquete que se ha movido y expuesto a varios elementos (incluida la temperatura y otras condiciones) es muy baja. Además, hay otras superficies y elementos más comunes, en los cuales es más propenso que se escondan gérmenes.


Mito #3: Las mascotas pueden transmitir el nuevo coronavirus

Si bien se sospecha que el nuevo coronavirus surgió de los animales, aún se desconoce la fuente exacta del mismo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que actualmente NO hay evidencia de propagación de COVID-19 por parte de nuestras mascotas.


Mito #4: El calor puede matar el coronavirus

Secarse las manos con secador electrónico o tomar un baño/ ducha caliente no son formas efectivas de prevenir la infección con el nuevo coronavirus. También se desconoce si el clima y la temperatura afectan la propagación de COVID-19. La mejor manera de protegerse contra el COVID-19 es lavarse las manos con frecuencia o usar geles desinfectantes para manos a base de alcohol (con al menos 60% de alcohol).


Mito #5: Los escáneres térmicos pueden detectar coronavirus

Si bien los escáneres térmicos pueden ayudar a detectar personas con fiebre, un síntoma del COVID-19, no pueden determinar si la fiebre se debe a COVID-19. Además, puede tomar de 2 a 10 días para que las personas muestren síntomas de COVID-19. Esto significa que los escáneres térmicos no pueden detectar a las personas que ya están contagiadas, pero que aún no manifiestan fiebre.


Mito #6: Enjuagar la nariz con solución salina ayuda a prevenir infecciones

Cierta evidencia sugiere que los enjuagues nasales salinos regulares pueden ayudar a reducir la duración de un resfriado común, pero actualmente no hay evidencia de que puedan protegerte de desarrollar una infección respiratoria, incluyendo el COVID-19. Para mantenerse saludable y proteger a quienes te rodean, te recomendamos que comprendas tu parte en la prevención de la propagación del COVID-19.

Live Chat Available