El COVID-19 en Houston: Información actualizada del Presidente y Director Ejecutivo (CEO) del Hospital Houston Methodist, Doctor Marc L. Boom

Por el Doctor Marc L. Boom

Presidente y Director Ejecutivo (CEO) del Hospital Houston Methodist


El COVID-19 nos ha impactado a todos de una u otra forma. Desde que apareció todos hemos hecho sacrificios para enfrentarlo a nivel global.


Esta ha sido una de las crisis de salud más devastadoras que he presenciado en mis más de 25 años como médico y administrador de hospitales. Pero aun así, somos testigos de que existe una gran esperanza a lo largo de este camino llamado COVID-19.


El haber tomado acciones tempranas y determinantes, junto con los líderes locales y aliados de nuestra comunidad, nos permitió aplanar la curva. De igual forma logramos reducir el número de decesos en comparación a otras grandes ciudades del mundo. Nuestro personal médico, investigadores y equipo de renombre mundial, han desempeñado un papel importante para llevarnos a donde estamos hoy y darnos esperanza.


Tras los grandes sacrificios y esfuerzos que nos han tocado realizar durante este evento sin precedentes, es ahora tiempo de comenzar a reabrir Houston de manera cautelosa y progresiva.


No podemos esperar un regreso repentino a lo acostumbrado, pero tenemos algunas ideas sobre cómo podría ser el futuro inmediato.


El nuevo coronavirus seguirá con nosotros por algún tiempo

Estamos viendo cómo se aplanó la curva, pero de ninguna manera hemos terminado con este virus.


Al comenzar a reabrir, será necesario en la medida de lo posible, aplicar pruebas diagnósticas y emplear el rastreo de contactos para mantener aislados los casos de COVID-19. De esta manera podremos seguir controlando la propagación.


De igual forma, queda mucho por aprender del COVID-19, como por ejemplo si la reinfección es posible, o cuánto dura la inmunidad. Y aunque esperamos no tener un nuevo aumento de casos en Houston, nos seguimos preguntando si habrá estacionalidad con el COVID-19, como sucede en el caso de la influenza, la cual se propaga durante los meses de invierno. Dichas preguntas serán respondidas con el tiempo.


Sin duda, el volver a la normalidad está en manos de los brillantes investigadores y médicos-científicos que trabajan arduamente para crear una vacuna segura y efectiva contra este nuevo virus. Igualmente ellos trabajan determinantemente para identificar nuevos tratamientos que puedan ayudar hasta que exista una vacuna.


Nuestros hospitales, salas de emergencias, clínicas y consultorios médicos son lugares seguros.

Todo lo que hacemos en el Hospital Houston Methodist, se hace pensando en la seguridad del paciente. Por ello, postergamos muchas cirugías, procedimientos y visitas presenciales, cuando aumentaron los casos de COVID-19 en el área metropolitana de Houston.


Ahora que el número de casos se estabilizó, confiamos en nuestra capacidad para atender tanto a pacientes con COVID-19 como a pacientes con otras condiciones. Aunque el virus estará con nosotros por algún tiempo, sabemos que las necesidades de salud de nuestros pacientes no pueden esperar más, hay cirugías pendientes, que deben realizarse de inmediato.


Siempre pondremos la seguridad de nuestros pacientes como la mayor prioridad, así que si necesitas un procedimiento médico en nuestros hospitales, o atención especializada en nuestras clínicas, puedes obtenerla con la certeza de que estarás seguro con nosotros.


Primero, estamos tomando precauciones adicionales, como exigir el uso de máscaras a todos los pacientes, visitantes y personal. Al igual que la implementación del distanciamiento social en nuestras salas de espera. También optimizamos nuestras prácticas de limpieza y mantenimiento. Si bien estos cambios pueden hacer que tu visita se vea un poco diferente de lo habitual, lo hacemos para garantizar tu seguridad en nuestras instalaciones.


En segundo lugar, seguimos aprovechando y adoptando opciones de telemedicina a nivel mundial donde sea posible. Si bien parte de la atención médica requiere pruebas o consultas en persona, la atención médica virtual seguirá siendo un componente importante para brindar atención de manera segura y efectiva durante la pandemia del COVID-19.


Las máscaras de tela y el distanciamiento social siguen siendo esenciales

Aun con la reapertura cautelosa de actividades en la ciudad, todos y cada uno de nosotros debemos continuar nuestros esfuerzos para ayudar a prevenir la propagación de COVID-19. Debemos mantener el compromiso con el distanciamiento social, el lavado constante de las manos y el uso de las máscaras faciales de tela mientras estamos fuera de casa.


Es probable que ahora la mayoría de nosotros comprendamos la importancia del lavado de manos y el distanciamiento social, pero se requiere un mayor esfuerzo en cuanto al uso de máscara de tela.


El nuevo coronavirus se propaga principalmente por gotitas respiratorias. Es decir, cuando una persona infectada tose, despeja la garganta, estornuda o incluso habla, puede propagar el virus a las superficies y a las personas a su alrededor. Si bien el distanciamiento social puede ayudar a limitar el impacto de la propagación de dichas gotas, una máscara de tela agrega una segunda capa física de protección.


Hemos aprendido que una parte importante de las personas infectadas con el nuevo coronavirus no experimentan síntomas, pero siguen siendo contagiosas. Incluso personas aparentemente sanas pueden propagar gotitas infecciosas en la comunidad, sin saberlo, haciendo que las máscaras sean más importantes que nunca.


Al retomar de manera cautelosa las actividades, no siempre podremos garantizar una distancia de dos metros entre las personas. Y aunque las máscaras de tela ayudan a reducir el riesgo de propagar el virus a distancias más cortas, no nos eximen de hacer el esfuerzo de mantener la distancia con los demás. El distanciamiento social y el uso de máscaras de tela son estrategias complementarias que, y cuando se usan juntas, pueden reducir significativamente la propagación de COVID-19.


Pensar que el uso de mascarillas es un contrato social entre cada uno de nosotros, es una buena manera de verlo. Es decir, al usar una máscara de tela en público, no pienses que te proteges solo a ti, sino que la usas para proteger a los demás. Al hacer esto juntos, podemos reducir significativamente la propagación de este virus.


Encuentra un propósito o crea una rutina para enfrentar la nueva normalidad

Ya que el COVID-19 estará con nosotros por algún tiempo, será importante adaptarse a circunstancias inusuales.


El distanciamiento social seguirá siendo efectivo para prevenir la propagación de COVID-19, especialmente para nuestras poblaciones vulnerables.


Si te sientes encerrado en casa, considera invertir ese tiempo en retomar los pasatiempos y proyectos que hayas dejado atrás. Encuentra trabajos y proyectos significativos que mantengan tu mente y cuerpo ocupados. No dejes de realizar una rutina saludable: date una ducha al despertar, pasea a tu perro, prepara la cena, haz ejercicio. Incluso prueba de vez en cuando vestirte como si fueses a la calle o a la oficina.


Estar encerrado en casa, y practicar el distanciamiento social durante un período de tiempo indefinido es una causa comprensible de frustración, estrés y ansiedad. Nuestra salud mental siempre debe ser una prioridad, y los auto chequeos son cada vez más importantes a medida que continuamos adaptándonos a esta nueva normalidad.


Una buena manera de ayudar a controlar el estrés es saliendo a caminar, de ser físicamente posible. Es un ejercicio seguro y de baja intensidad que no solo beneficia tu salud física, sino que te desestresa.


Finalmente, recuerda que permanecer socialmente distante no es lo mismo que aislarse socialmente. Al disminuir las restricciones, seguirá siendo importante limitar las reuniones de grupos grandes y el contacto cercano. Pero también es crucial mantener los lazos familiares y las amistades. Si bien podrías socializar más a través de video chats, que en persona, mantenerte conectado con tus seres queridos y eso te ayudará a adaptarte mejor a esta nueva normalidad.

Lo llamamos "la nueva normalidad de Houston", ya que las cosas no pueden volver a ser como eran antes, hasta no contar con una vacuna. Pero si mantenemos el rumbo, nuestro viaje COVID-19 continuará siendo una experiencia llena de esperanza.

Live Chat Available